Ajuntament de Barcelona

Styphnolobium japonicum

Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer

    Nombre catalán: 
    Acàcia del Japó
    Nombre castellano: 
    Acacia del Japón
    Nombre inglés: 
    Japanese pagoda tree
    Sinónimos botánicos: 
    Sophora korolkowii, Sophora sinensis, Sophora japonica
    Características de la especie
    Familia: 
    Fabáceas
    Origen: 
    China y Corea
    Hábitat: 
    Bosques continentales templados
    Características: 

    Árbol caducifolio de 15 a 25 m de altura, aunque habitualmente es más bajo, con corteza fisurada marrón (grisácea cuando es adulto), y la copa de 4 a 8 m de ancho, dándole un aspecto redondeado.

    Las hojas son alternas, de 12 a 25 cm de largo, y compuestas. Tienen de 9 a 17 foliolos ovales de 2,5 a 5 cm, de color verde oscuro brillante en el haz y verde blanquecino en el envés, que está cubierto de pilosidades. Las hojas se mantienen verdes hasta que caen, en otoño.

    Las flores, hermafroditas, papillonáceas y de color beige, se presentan en panículas terminales de 25 cm.

    El fruto es una vaina cilíndrica carnosa, de 6 cm de largo, de color verdoso cambiando a marrón según el grado de maduración.

    Época de floración: 
    Julio-agosto
    Época de fructificación: 
    Octubre-noviembre
    Usos y propiedades: 

    Todas las partes de la planta tienen un principio purgante. En el caso de las hojas caídas en otoño, si caen en estanques, el agua se vuelve laxante.

    La madera de la acacia del Japón, amarillenta, ligera y fácil de trabajar y pulir, no suele carcomerse, por lo que se usa en ebanistería, pero no en construcción, porque con la humedad se comba.

    En Oriente las flores, los frutos, la corteza y las hojas se han usado tradicionalmente para obtener colorante amarillo, que en Japón antiguamente servía para teñir los vestidos del emperador.

    De crecimiento rápido y longeva, la acacia del Japón es resistente al frío y a las sequías.

    Algunas variedades tienen ramaje pendular y un cultivar, creado por Vivers Dot (Vilafranca del Penedès), presenta ramas y hojas enroscadas.

    Historia y curiosidades: 

    Uno de los nombres científicos de la acacia del Japón, Sophora japonica, deriva del árabe sofera, "amarillento", y del latín japonica, "japonesa", en referencia al sitio donde los europeos la encontraron por primera vez. A pesar del nombre científico, y el vulgar, este árbol no es originario de Japón, donde fue introducido desde China.

    En 1747 entró en Europa de la mano de Bernard de Jussieu, médico y botánico francés encargado del jardín botánico del Trianon (Versalles). Desde Francia pasó al Reino Unido, donde fue introducido por James Gordon en 1753, y a España, donde llegó también en el s. XVIII.

    Tanto en China como en Japón desde la antigüedad se planta cerca de los templos y en los cementerios. Es un árbol de floración muy tardía, ya que puede tardar algunos años en dar las primeras flores.

    Más información : 

    LÓPEZ GONZÁLEZ, Ginés A. Los árboles y arbustos de la Península Ibérica e Islas Baleares. (2 vol.) Madrid: Mundi-Prensa, 2001

    THE ROYAL HORTICULTURAL SOCIETY. Enciclopedia de plantas y flores. Barcelona: Grijalbo, 1996

    http://www.rhs.org.uk