Ajuntament de Barcelona

Prunus persica

Jardines de Miramar y camino dels Cims

    Nombre catalán: 
    Presseguer
    Nombre castellano: 
    Melocotonero
    Nombre inglés: 
    Peach tree
    Sinónimos botánicos: 
    Amygdalus persica, Persica laevis, Persica vulgaris
    Características de la especie
    Familia: 
    Rosáceas
    Origen: 
    Asia
    Hábitat: 
    Zonas templadas
    Características: 

    Árbol caduco de hasta 6 m de altura, aunque no es extraño que no pase de arbustivo, con la corteza cenicienta y bastante lisa, que se desprende en láminas. Las ramas, lisas y sin pilosidad, son de color verde en el lado soleado.

    Las hojas, de 7,5 a 15 cm de largo y de 2 a 3,5 de ancho, son simples y lanceoladas, con un ápice muy agudo y el margen finamente serrado. El haz es verde brillante y el peciolo, de 1 a 1,5 cm de longitud, tiene de 2 a 4 glándulas cerca del limbo.

    Las flores son de color rosado a rojo y de 2 a 3,5 cm de diámetro. Aparecen, generalmente solitarias y a veces en parejas, antes que las hojas.

    Los frutos son drupas globosas aterciopeladas, de 5 a 7,5 cm de diámetro, con un surco longitudinal más o menos marcado. El color de la piel varía del amarillo al rojizo y el de la carne del blanquecino al amarillo según las variedades. El hueso, una cáscara muy dura y con surcos sinuosos, contiene una única semilla.

    Época de floración: 
    Febrero-abril
    Época de fructificación: 
    Verano
    Usos y propiedades: 

    La principal aplicación del melocotonero es el consumo de los frutos, llamados melocotones, muy populares como fruta y como ingrediente en la preparació de mermeladas, zumos, dulces...

    Historia y curiosidades: 

    El nombre científico, Prunus persica, está formado por el nombre de género Prunus, derivado del latín prunus, “ciruelo”, y el término latino persicus, “persa, de Persia”, alusivo al lugar a través del que la especie se introdujo en Europa. El melocotonero llegó a Europa como árbol frutan en época de los romanos, quienes mejoraron sus frutos mediante diversos cruces.

    En Oriente, de donde es originario, el melocotonero forma parte de la cultura tradicional. Según las leyendas japoneas, Momotarô, uno de los héroes semihistóricos más conocidos y apreciados, nació en el interior de un melocotón gigantesco que flotaba río abajo. En China, los melocotones simbolizan la longevidad y la inmortalidad: según las leyendas, los inmortales consumían melocotones de la inmortalidad en un banquete cada seis mil años y es habitual encontrar melocotones en representaciones artísticas para indicar una larga vida.

    Más información : 

    LÓPEZ GONZÁLEZ, Ginés A. Los árboles y arbustos de la Península Ibérica e Islas Baleares. (2 vol.) Madrid: Mundi-Prensa, 2001

    http://www.asturnatura.com