Ajuntament de Barcelona

Phytolacca dioica

Jardines de Miramar y camino dels Cims

    Nombre catalán: 
    Bellaombra
    Nombre castellano: 
    Árbol de la bella sombra
    Características de la especie
    Familia: 
    Fitolacáceas
    Origen: 
    Perú, Argentina, Uruguay y Brasil
    Hábitat: 
    Bosque de ribera
    Características: 

    Planta dioica (presenta flores femeninas y masculinas en pies distintos) perenne de 7 a 10 m de altura, aunque puede llegar a los 15 m, con tronco grueso y grandes raíces visibles. El tronco, cilíndrico y muy ensanchado en la base, puede llegar a formar, con el paso de los años, una base de donde salgan otros troncos. La corteza, de color castaño amarillento, es áspera y estriada. La copa, densa y amplia, es redondeada e irregular, con ramas gruesas. A pesar de sus dimensiones, no hay acuerdo sobre si se trata de un árbol, de un arbusto o de una hierba.

    Las hojas, simples y alternas, son de forma variable (de elíptica a ovalada u oblonga), con el margen entero y el ápice agudo, y miden de 5 a 13 cm de largo (ocasionalmente, 20 cm) y de 2,5 a 7,5 cm de ancho. El haz del limbo es de color verde oscuro brillante y el envés, más claro y con el nervio central marcado. El peciolo es notable, de 2 a 8 cm de longitud.

    Las flores, de color blanco y menudas (3,5 mm de largo las masculinas y 4 mm las femeninas), se presentan en racimos terminales de 7,5 a 10 cm de largo, con flores unisexuales.

    Los frutos son infructescencias de 15 a 20 cm de largo (por 2,5 a 3 cm de ancho) formadas por numerosas bayas globosas, de aproximadamente 1 cm de diámetro, con una depresión central y las semillas (de unos 3 mm) bien marcadas por los surcos. El color de la fruta depende del grado de maduración, variando del amarillo al rojo intenso y el negro.

    Época de floración: 
    Abril-mayo
    Época de fructificación: 
    Finales de verano-otoño
    Usos y propiedades: 

    En jardinería, el árbol de la bella sombra se usa en parques y jardines urbanos por la sombra que proporciona, así como por su valor ornamental, tanto como árbol aislado o en grupos, por su porte y, principalmente, por su espectacular tronco cuando es adulto, de formas extrañas y curiosas.

    Vive bien en zonas cálidas, aunque puede perder la hoja cuando las temperaturas se acercan a los cero grados.

    Historia y curiosidades: 

    El nombre científico, Phytolacca dioica, está formado por el nombre de género Phytolacca, del griego φυτόν, “planta”, y λάκκα, “laca”, alusivo al color carmín del jugo de la fruta de algunas de las especies, y el término latino dioica, “dioica”, referente a la separación de las flores femeninas y las masculinas en pies diferentes.

    Los árboles de la bella sombra suelen crecer aisladamente, aunque es posible encontrar agrupaciones importantes de esta especie, como en el llamado Bosque de ombúes, en Uruguay, que se extiende en una franja de más de 20 km. La palabra ombú, con la que también se conoce al árbol, es una palabra guaraní que significa “sombra”.

    Aunque actualmente es difícil encontrar ejemplares en la pampa, antiguamente era habitual y servía de refugio a los viajeros durante las horas de máxima insolación, lo que le valió el sobrenombre de amigo del gaucho y convertirse en un elemento del folklore del Río de la Plata.

    En Barcelona fue introducida a principios del s. XX en los jardines de Miramar, en Montjuïc, por el ingeniero y paisajista J.C.N. Forestier; estos árboles de la bella sombra están catalogados como árboles de interés local. Actualmente también hay ombúes en otros puntos de la ciudad, como los jardines de la Universidad y la Diagonal.